¿El amor es para mí?

Durante varios años pensé que las relaciones amorosas no eran para mí. Les confieso no fue fácil Esperar y mucho menos mantener los principios que se me han enseñado.

Noviazgo es una palabra que ha perdido el valor en los últimos tiempos. Hoy día es muy común escuchar que alguien tiene un novio o novia, es más, hace poco vi a dos niños de apenas 10 años diciendo que ya tenían pareja. Pero la verdad, para mí no fue así.

Aunque soy muy guapo y galante (sarcasmo), me era imposible coincidir con alguien… depresión, baja auto estima, síntomas de rechazo y hasta tenia momentos en los que no sabía qué hacer con mi vida, eso era parte de mi día a día. El problema es que tenía mi enfoque mal. Miremos que dice el siguiente versículo.

“Sin embargo, quiero que estén libres de preocupación. El soltero se preocupa por las cosas del Señor, cómo puede agradar al Señor”. 1 corintios 73:2

No Preocupación,  No dudas, No temor… Este versículo cambió mi vida. Todo esto por buscar agradar a Dios. Si eres de los que como yo, han pasado mucho tiempo solo y sientes que te hace falta algo, es porque no estas enfocado correctamente.

Tu vida no debe ser complementada por alguien, tú debes estar completo y así ser parte de la vida de otra persona.

Enfócate en agradar a Dios, ya sea que estés solo o no, busca obedecer a Dios y lo más importante en agradar su corazón. Esto te mantendrá ocupado, te dará algo que hacer, te llenará de alegría y satisfacción. Pero además te preparará para recibir a la persona correcta en el tiempo correcto.

“Te quiero decir que si, el amor es para ti  pero el tiempo y la persona van a depender de que tan completo estés en DIOS y en tu vida personal“

Para los que ya tienen a alguien a su lado, esta palabra es para que puedas vivir sin arrepentimientos, sin nada que lamentar. Buscar agradar a Dios te hará pensar dos veces antes de hacer algo, tocar de más o tener relaciones sexuales, que seguro interferirá con tu vida con Dios, con tu pareja y tus sueños.

Por ultimo quiero decirte esto Dios nos conoce y sabe que cosas nos importan, así que no creas que estás solo, Él está con contigo en tus luchas y batallas, en tu soledad, en tus dudas pero no solo ahí, también está en tus victorias y en tus logros, en tus sueños y en tus anhelos.

Aprovecha el tiempo, si tienes 15 años busca más de Dios, si tienes 30 disfruta la vida y si tienes más  tranquil@ el tren que se pasó no era el tuyo porque la persona correcta no estaba ahí montada

Deja un comentario